Magdala

Peregrinación a Magdala

Varios peregrinos, como Egeria, dejaron por escrito la narración de su peregrinación a Tierra Santa y Magdala durante la época bizantina y en los primeros siglos de dominio islámico.

Sin embargo, tan solo tres de ellos mencionan, si bien escuetamente, la ciudad de Magdala.

Un archidiácono alemán llamado Teodosio pasó por Galilea en el s. VI, y con estilo telegráfico anota:  “De Tiberiades hasta Magdala, donde nació María, hay dos millas, y desde Magdala hasta las Siete Fuentes (Tabgha), otras dos”.

Dos siglos más tarde, pasaría también por allí san Willibaldo, de cuya peregrinación la monja Hogeburga de Heidenheim dejó un minucioso relato:

“Desde Tiberiades, (los peregrinos) fueron rodeando el mar, pasaron junto al pueblo de la Magdalena, y llegaron a Cafarnaún”.

Pero la noticia más interesante para nosotros proviene de un monje de Constantinopla llamado Epifanio.

Escribe: “Después de unas dos millas (desde Tabgha), hay una iglesia, en la que está la casa de la Magdalena, en el lugar llamado Magdala, donde el Señor la curó”.

Epifanio, en torno al año 800, es el primero en mencionar una iglesia que conmemora la casa de la Magdalena. ¿Quiere esto decir que la iglesia se construyó tan solo unos pocos años antes? ¿O será más bien que los escuetos relatos de los peregrinos anteriores no les permitieron entrar en detalles para describir una iglesia que ya existía? Dos siglos después un autor anónimo nos dará su respuesta, pero eso lo dejamos para el siguiente episodio.

María de Magdala

Magdala (hoy conocido como Migdal) tiene una enorme riqueza cultural e histórica tanto para los judíos como para los cristianos. Es el lugar de encuentro entre la historia judía y cristiana.

El sitio ha sido identificado como la antigua ciudad de Migdal Nunia (hebreo/arameo) lo cual significa torre de pescado. En griego se conocía también como el nombre de Taricheae que hace alusión a la industria de la salazón del pescado.​

Magdala fue el pueblo más grande en la orilla occidental del Mar de Galilea hasta la fundación de Tiberíades en el año 19 d.C. Las excavaciones arqueológicas han dejado al descubierto una gran parte del área norte de Magdala, perteneciente al siglo primero y localizada​ junto a la propiedad de los Franciscanos.​

Magdala es conocida tradicionalmente en las fuentes cristianas como la patria de María Magdalena.

Su nombre se menciona al menos 12 veces en los Evangelios como una de las mujeres que acompañaban a Jesús y sus discípulos y contribuían con sus propios recursos a su ministerio.

Ella fue una de las mujeres que presenció la crucifixión y posterior sepultura de Cristo.

Fue también la primera en ver a Cristo resucitado, y recibir del Señor la encomienda de llevar la buena nueva de su resurrección a los discípulos reunidos en el Cenáculo.

Fue también la primera en ver a Cristo resucitado, y recibir del Señor la encomienda de llevar la buena nueva de su resurrección a los discípulos reunidos en el Cenáculo.

María la Magdalena

Magdala en la historia

Una generación después, Magdala también fue el lugar de residencia del líder judío Yosef ben Matityahu, conocido posteriormente en la​ historia romana como Flavio Josefo, quien ocupó el cargo de gobernador de Galilea durante el tiempo de la Gran Revuelta Judía​ (66-73 d.C.).

Durante su mandato erigió una barricada de defensa alrededor de la ciudad.

Según sus narraciones durante la Gran Revuelta Judía, Magdala se habría convertido en un lugar de concentración de rebeldes judíos que​ luchaban contra Roma, aunque no todos eran originarios de la ciudad sino provenientes de otros lugares de la región.

En el año 67 d.C. el ejército romano dirigido por Vespasiano sitió la ciudad.

Ésta fue conquistada y muchos de los rebeldes huyeron en embarcaciones a través del Mar de Galilea, otros muchos perecieron en enfrentamientos marítimos con el ejército romano.

Al resto de los habitantes que permanecieron en Magdala los ejecutaron o convirtieron en esclavos.​

Aunque se formaron pequeños asentamientos de gente en la zona, la parte norte de Magdala nunca más fue reconstruida.

Siendo un lugar de encuentro entre la historia judía y cristiana, Magdala tiene un pasado único y un futuro prometedor.​

Vista aérea de Magdala

Fuente: www.magdala.org